A tu lado

  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:1 minutos de lectura

Lucía abrió los ojos y se incorporó en la cama un poco desorientada. Observó su alrededor con la ayuda de los rayos del sol que se colaban por las rendijas de la persiana y enseguida se acordó de dónde se encontraba. Sin duda aquel no era un lugar especial, ni siquiera era bonito, pero para ella era más que suficiente. Giró despacio la cabeza y allí, durmiendo plácidamente a su lado, vio a Esteban. A sus ochenta y ocho años, y tras más de sesenta juntos, el que su cara fuese lo primero que veía cada mañana al despertar, hacía que cualquier lugar le pareciera el más mágico del mundo.

Deja una respuesta