Dicen que el tiempo lo borra todo…

Sin embargo, en el semblante de María, había grabado a fuego cada una de sus pesadillas para que nunca sintiera la tentación de desandar el camino.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *