La ventana de Gala. Así llamaba cariñosamente a aquella abertura alargada en la pared.
Estaba construida, a propósito, justo a la altura de los ojos de su musa. Para que ella pudiera admirar con toda comodidad la belleza del paisaje, mientras él disfrutaba de las vistas que más amaba contemplar.

MÁS RELATOS

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *