REFLEJO

…a la única persona que podía rescatarme de la niebla que cegaba mi alma; la única cuya fortaleza me sacaría de allí. Resultó que estaba contemplando un espejo.


MIEDO

una pequeña cajita de madera, el objeto más bello que había visto en mi vida. Todavía no la he abierto, temo que lo que haya dentro estropeé algo tan especial.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *