¡Hola!

Desde hace un par de años, octubre es sinónimo de literatura en femenino. Durante todo el mes hay diferentes iniciativas para fomentar la lectura de novelas, ensayos, poesía o cualquier otro tipo de texto escrito por una mujer. En redes sociales ya llevan un par de semanas compartiendo recomendaciones con la etiqueta #LeoAutorasOct y hoy es el día grande, el Día de las Escritoras.

Aunque estoy medio moribunda y con fiebre, no quería dejar de felicitar a todas mis compañeras y darles las gracias por las historias que crearon, crean y seguirán creando. Y, además, aprovechar el estreno real del blog para recomendaros algunos de mis libros preferidos escritos por mujeres:

Deja escapar a los lobos de Carol Rifka Brunt. Lo leí hace ya algún tiempo y fue de mis mejores lecturas de ese año. Es una novela ambientada en Nueva York en los años ochenta, cuando el sida todavía estaba rodeado de falsos mitos y prejuicios. Lo que más me gustó de Deja escapar a los lobos fueron los personajes, en especial la pequeña protagonista. Es una novela de amor, de amistad, de relaciones humanas y de sentimientos. Me parece que la autora no ha publicado nada más y es una pena, porque me hubiera gustado seguir leyéndola.

Matar un ruiseñor de Harper Lee. Ganadora del premio Pulitzer en 1961 y censurada aún a día de hoy dentro de determinados colectivos a los que no les gusta que se hable de temas importantes como las desigualdades raciales. Una vez que conoces a la pequeña Scout es imposible olvidarse de ella y de la inocencia con la que mira la crudeza del injusto mundo que le rodea. Si no la habéis leído, os chivo que Penguin Random House va a sacar en noviembre la novela gráfica y puede ser una oportunidad maravillosa para conocer a estos personajes. Yo la voy a leer (otra vez), obviamente.

A Andrea Tomé me gusta leerla en cualquier sitio: ya sea en novela, en su blog o en redes sociales explicando cualquier tema de interés. Es de esas personas que, aunque no estés de acuerdo siempre con lo que dice, merece muchísimo la pena escuchar sus argumentos. Su novela, El valle oscuro, ambientada en Japón durante la Segunda Guerra Mundial es una delicia. Narrada con un estilo maravilloso, sigue la vida de unos personajes complejos, interesantes e inolvidables. Os la recomiendo mucho.

Annabel Pitcher es una de mis debilidades. La conocí por casualidad con Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea. No estaba en mis planes leerla, pero me trajeron un día el libro a casa y después he leído todo lo que ha publicado. Sus novelas siempre tratan temas serios, duros, pero están narradas desde el punto de vista inocente de un niño o adolescente, creando así un contraste que convierte cada historia en algo especial. Creo que mi favorita hasta ahora es Silence is Goldfish y aunque comprendo que ahora mismo lo más importante es que se dedique a ser mamá, no puedo tener más ganas de volver a leerla.

Admiro tantísimo a Paula Gallego… Escribe de maravilla, hace dibujos preciosos, es creativa a más no poder, controla el hype como una reina y es una persona adorable. Me falta por leer la serie que publica con Ediciones Kiwi, pero de todos modos creo que siempre me voy a quedar con Un día de invierno, porque me resulta imposible dejar atrás a Joren, el mediano de los protagonistas de esta historia que te destroza por dentro con una escritura preciosa.

Cuando Mary Shelley escribió Frankenstein, su intención era crear una historia de fantasmas que produjera terror al lector. Sin embargo, fue más allá y lo que realmente hizo fue un análisis de la mente y el alma humana, las necesidades que todos tenemos de atención y las terribles consecuencias a las que puede conducirnos la soledad, el rechazo y el maltrato por parte de los demás. Todo esto en 1818. Frankenstein es uno de mis clásicos preferidos y uno de esos libros que creo que debería leer todo el mundo al menos una vez.

La primera vez que leí a Rosa Montero fue en la universidad. Un día que le comenté a mi profesora de Literatura que escribía, me recomendó leer La loca de la casa. Es un libro muy importante para mí por todo lo que supuso. Este año conocí a Rosa Montero en la Feria del Libro, me firmó mi ejemplar y por fin pude darle las gracias por todo lo que me había aportado a través de sus escritos. Es una mujer increíblemente amable y simpática a la que siempre voy a admirar muchísimo.

A África Ruh la conocí en el Celsius este año, aunque ya le seguía la pista en redes desde antes. África es la alegría personificada, comparte hilos sobre escritura en Twitter de lo más interesantes y su novela La ciudad de los ladrones es una maravilla. Es una novela coral, está ambientada en una mezcla de distopía y antigua Roma, sus personajes son todos increíbles y contiene altas dosis de salseo. También escribe romántica histórica y ya estoy deseando leer más cosas suyas.

Moïra Fowley-Doyle es una escritora de Dublín a la que conocí con La temporada de los accidentes, un libro oscuro en el que no hay límite que separe lo real de lo imaginario. Con ese primer acercamiento ya me cautivó, pero con su segunda novela, El libro de hechizos de lo perdido y encontrado, me ganó del todo, pasando a estar en uno de los puestos más altos de mis preferidas y envidiadas porque ojalá yo pudiera escribir historias tan fascinantes como las suyas. Además, si la seguís en Instagram podréis ver que su vida diaria, junto a su familia, está llena de magia, hadas y bosques encantados. Me encanta y no puedo esperar más a que saque algo nuevo.

La he dejado para el final a conciencia, para darle misterio al asunto y ver si os pillaba. Sí, sí. Aquí está. No podía faltar ella. La REINA. Cecelia Ahern. Los que me conocéis ya sabéis que es mi escritora preferida por encima de todo y que si un día la conozco en persona ya podré morir en paz. Sus novelas suelen estar catalogadas como románticas, pero, para mí, cada uno de sus libros contiene algo mucho más grande que una historia de amor (que ya es algo muy grande, vale). Sus protagonistas siempre son mujeres reales, imperfectas y que luchan por salir adelante. Y las historias siempre tienen un toquecito de ambiente mágico que derrite. De hecho, en un par de semanas saca Roar, un libro de relatos sobre mujeres que estoy deseando leer.

Espero que os haya gustado el post, que deis la oportunidad a alguna de ellas durante este mes de octubre (y más allá) y que me perdonéis si hay alguna errata porque casi ni veo de lo mal que me encuentro 🙁

Tenéis los comentarios abiertos por si queréis añadir vuestras propias recomendaciones.

¡Muchas gracias por leer!

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *